8 consejos para tener mejor control de tus finanzas

Recuerdo haber recibido un consejo hace tiempo: cuídate, nadie lo hará como solo tú puedes hacerlo. Antes de entenderlo totalmente pasaron años y experiencias, ahora sé que es importante cuidar de ti en el aspecto físico, espiritual, emocional e igualmente importante, el económico.

Sin importar si eres jefa de familia, si divides las responsabilidades financieras en ella o si solo se trata de ti misma, en este post te comparto unos 8 consejos para tener mejor control de tus finanzas.

Mantente atenta.

Sobre algunos temas, digamos física cuántica, nos podemos dar el lujo de decir, “puedo aprenderlo después”, cerrar el libro y seguir con tu vida; esto excepto cuando el tema es dinero, y especialmente, nunca cuando se trata de nuestro dinero.

Sin importar con cuánto contribuimos al ingreso económico de nuestro hogar, no nos confiemos en que alguien sabe hacerlo mejor o que lo hará por nosotros, si hay algo que ignoras, apréndelo. Pedir que nos enseñen nuestros familiares o amigos es una opción, así como aprender vía cursos, ya sean presenciales o en línea. Mantenerse atenta y comprender totalmente la situación te dará claridad para poder tomar decisiones favorables a tu economía.

Preguntale a PinolPreguntale a Pinol

Síguele la pista a tu dinero, establece presupuestos.

El punto más importante para cuidar tus finanzas es éste. Lo primero que debes de hacer para realizar un presupuesto es dividir tu gasto en categorías, por ejemplo: Hogar, Transporte, Comida, Médico, Entretenimiento y Ahorro. Por cada una de ellas, determina cuánto gastas al mes, ya sea un gasto fijo o variable, para éste haz un promedio o un aproximado.

Tener un presupuesto a detalle te dará el panorama general de tus entradas y salidas de dinero y podrás analizar en cuál categoría vale la pena ser más cautelosa con él. No tenerlo es esperar llegar sana y salva a un lugar sin saber dónde está.

El fondo para cuando nada de lo que planeaste resultó según lo planeado.

A todas nos gustaría vivir una vida sin sobresaltos ni imprevistos económicos, ¡ojalá sea así! Sin embargo, esto es altamente improbable, por esta razón es súper importante que alguna parte de tu ingreso mensual, por más pequeña que sea, la destines a hacer un fondo para emergencias.

Así que si tienes que empezar de cero, si hay una situación imprevista de salud o una pérdida de empleo, este pequeño fondo, desde el día que empieces a destinarle una cantidad, te hará dormir un poco más tranquila. Tal vez nunca lo necesites para un imprevisto, y si es así será una gran recompensa eventualmente usarlo, por ejemplo, para esas vacaciones que tanto te hacen falta.

¡Adiós al plástico!

No, no es una iniciativa ecológica, aunque tal vez, no es tan mala idea, ¿cierto? Pero en este caso me refiero a dejar atrás las tarjetas de crédito.

Las tarjetas de crédito son una gran ayuda para cierto tipo de compras, pero no para todas. Usa efectivo en lugar de usar tu tarjeta, ya que puedes perder un poco la noción de cuánto gastas al hacerlo con ellas, el efectivo te ayudará a ponerte límites y a usarlo a conciencia. Usa tu tarjeta de crédito cuando hagas una compra necesaria de alto monto, en estos casos poder administrar tu dinero con un poco más de tiempo para pagarlo o aprovechando las promociones de algunas tiendas como los meses sin intereses ayudan muchísimo a nuestros bolsillos. ¡Aguas! Solo úsalo para aquellas compras realmente necesarias.

Piensa Verde Piensa Pinol sustentable Piensa Verde Piensa Pinol sustentable

Programa tus pagos.

Una excelente facilidad de estos tiempos modernos es automatizar acciones para eficientizar procesos. ¡Aprovéchalo!  Programa los depósitos en el día que los necesites y domicilia los servicios que puedas, algunos de éstos te benefician cobrándote menos por pago anticipado, en aquellos que no, el beneficio es que puedes usar tu tiempo libre para relajarte, convivir o cultivarte, y te evitan pasar las horas haciendo filas, yendo de un lugar a otro y esa presión por los pendientes que no has hecho se disipa.

No dejes de prestarle atención a los movimientos que se realizan en tu tarjeta, monitoréalos constantemente, ya que a veces hay errores o falta la información por parte de las empresas, si los detectas exige lo que te corresponde y continúa al pendiente.

Sustituir en vez eliminar.

Cuando nos encontramos decididas a ahorrar por una situación en particular o solo por la convicción de hacerlo, tendemos a eliminar ciertos gastos completamente, pero así como sucede con ciertas dietas muy rigurosas, esta solución generalmente no se mantiene a largo plazo y es fácil regresar a tener los mismos hábitos de siempre.

Encuentra un sustituto. Si amas la piña y esta semana los precios se han disparado sustitúyelo por otra fruta, ¡es temporada de naranjas!  Si todos los días gastas en un café que te cobra más por la marca que por el producto en sí, mantén tus opciones abiertas y tu paladar dispuesto, salirte de la rutina te puede traer gratas sorpresas e incluso más económicas, si eres valiente, puedes hacer una inversión a largo plazo comprando una excelente cafetera para prepararlo a tu gusto en casa, tomarlo ahí o llevarlo en un termo a donde vayas. A veces no se trata de dejar de comprar un producto por completo, por ejemplo, en lugar de comprar las barras energéticas en una tienda de conveniencia porque te queda cerca del trabajo, compra la caja entera en un almacén estilo club, esos que venden más volumen por menor precio.

Entender la íntima relación entre el tiempo y el dinero.

Se hablan muy de cerca, se hablan al oído y es más fuerte que cualquier relación que conoces, tendrás o hayas tenido: el tiempo y dinero. Piénsalo, ¿qué habría pasado si hubieras revisado regularmente los niveles de aceite de tu carro? ¿Si hubieras comprado ese boleto con anticipación o ido a la farmacia cerca de tu casa para comprar las medicinas que necesitabas en lugar de hacerlo en el aeropuerto, un territorio que no tiene conciencia de los precios en el mundo real o que simplemente no le interesa? ¿Existe una gran diferencia entre tener ese vestido en el momento al que llega a la tienda o esperar unos meses más? ¿Vale la pena tomar una decisión apresurada en el mostrador sobre el más nuevo plan para tu celular o el último electrónico sin haber investigado antes sobre sus características o si otras tiendas tienen una mejor opción?

Te sorprenderás saber cuánto dinero se van en aquellas compras que no hacemos en el momento correcto o con la información adecuada. Invertir tiempo es ahorrar dinero.

Las emociones no deben decidir tus finanzas.

Permitir que esto pase es igual a dejar que un ebrio maneje, no lo permitas, es un peligro y el resultado no será lindo.

Todas hemos tenido etapas en las que emocionalmente no estamos donde nos gustaría estar. La tristeza o la ansiedad nos pueden llevar a tomar decisiones financieras equivocadas con tal de tener una satisfacción momentánea, a corto, mediano o largo plazo, las consecuencias de ellas nos pueden alcanzar y será mucho más difícil corregirlo que lo que habría sido un poco de autocontrol al momento de hacerlo.

Limpia y desinfecta con Pinol

Si algo anda mal, vale la pena preguntarse qué es lo que nos impulsa a gastar o qué nos tiene intranquilas, al tener una respuesta pensar en la forma correcta de resolverlo y no intentar hacerlo sólo superficial y momentáneamente. Busca soluciones en los lugares adecuados, si no sabes cuáles son, pedir apoyo a tu familia y amigos siempre será una buena opción.

Así que, como me lo han dicho antes, cuídate, nadie lo hará como solo tú puedes hacerlo.

Pinol

Pinol El Original es el único limpiador desinfectante con +1000 usos que te ofrece

soluciones de limpieza para cada área del hogar.

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

Leave a Reply

BACK TO TOP